Las fosas sépticas se usan para tratar las aguas residuales por medio de un sencillo sistema para aquellos lugares donde no existen alcantarillas o drenajes.

Este sistema separa y mantiene el tratamiento del agua, resulta tan eficaz como una depuradora de agua tradicional, por lo que deberás darle constante mantenimiento para evitar deterioros.

El mantenimiento más común es el vaciado de fosas sépticas en el que se desechan tanto de los lodos como las grasas que se acumulan en el fondo. La frecuencia con la que se deberá limpiar dependerá del uso que se le dé y también del estado en el que se encuentren las instalaciones.

Es indispensable que este procedimiento sea realizado únicamente por profesionales debido a las complicaciones que puedan surgir.

El momento ideal para realizar el mantenimiento de tu fosa séptica es cuando los residuos alcanzan el 50% de la capacidad; sin embargo, es importante saber que estos no serán retirados en su totalidad, puesto que son necesarios para que el sistema pueda volver a ponerse en funcionamiento.

Cotiza solo con los profesionales, ¡en SANI-TECH podemos ayudarte!